¿Para qué sirve un Balance en tu control de gestión?

A nivel técnico, un balance es un estado financiero contable que representa la situación patrimonial de una empresa en un momento dado, agrupando las cuentas de la compañía entre Activo, Pasivo y Patrimonio Neto.

A nivel práctico es la “foto” del negocio. Con un simple vistazo nos va a informar entre otras cosas, de cuál son las inversiones de la empresa, cómo se han financiado esas inversiones, cómo de endeudada se encuentra, en definitiva, diagnosticar si tiene una estructura patrimonial adecuada que le permita ser solvente y rentable.

Para un buen control de la gestión del negocio, elaborar un balance periódicamente, nos facilitará la toma de decisiones. La “foto” del negocio nos va a proporcionar información muy valiosa para anticiparnos a  los problemas. Ya seas Pyme o Autónomo, el balance es una de las herramientas que hay que tener en cuenta.

¿Cómo se elabora? Hay que apoyarse en el día a día que recoge la información contable y clasificar las transacciones en tres grandes grupos: El Activo, El Pasivo y el Patrimonio Neto.

Balance

El Activo se representa siempre al lado izquierdo del balance y refleja todos los “bienes y derechos” de la empresa. Es decir, todo aquello que la empresa posee y se clasifica en función de su liquidez de menor (Activo Fijo) a mayor (Activo Circulante).

El Pasivo se representa en el lado derecho del balance y refleja todas las “obligaciones y deudas” de la empresa. Se clasifican en función de su grado de exigencia de mayor a menor: Fondos propios, Pasivo a Largo plazo y Pasivo Circulante.

La ecuación siempre debe ser :

  Activo = Patrimonio Neto + Pasivo

Veamos un ejemplo. Suponemos una empresa con ésta situación. ¿A qué conclusión podemos llegar?

Balance_Ej

Es una empresa solvente, ya que tiene capacidad de hacer frente a las deudas de sus proveedores sin problema. Es más, si consigue vender todas sus existencias, cobrar de todos sus clientes y con su tesorería, tiene incluso un colchoncito de 5.000€ o también llamado Fondo de Maniobra, una vez que ha pagado a todos su proveedores.

La estructura del balance ideal depende de varios factores, entre ellos, de la preferencia a la solvencia frente a la rentabilidad, de la actividad de la empresa, de la capacidad de obtener recursos sin coste como es el plazo de pago a proveedores.

En conclusión, un balance es una herramienta más de nuestro control de gestión que nos permite

  • Hacer un análisis patrimonial
  • Conocer la solvencia de la empresa
  • Conocer el grado de independencia financiera
  • Establecer la relación de endeudamiento y su nivel
  • Conocer la eficiencia en la gestión de activos

En vuestros negocios, ¿utilizáis el balance como un instrumento de toma de decisiones?

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes

Customized Social Media Icons from Acurax Digital Marketing Agency