El presupuesto, carrera de fondo

Ya estamos en Septiembre, nos quedan los cuatro últimos meses del año para llegar a meta. Si eres un corredor de fondo, ahora es el momento de cambiar el ritmo y llegar con fuerza al esprint final: Fin del ejercicio.

herramienta_control_de_gestión

Aún hay tiempo para revisar si se han cumplido las expectativas de los últimos meses y tomar decisiones para evitar los malos resultados o aprovechar la buena racha. Como comenta Manuel Picón en su blog una forma de revisar nuestra gestión es preparar el presupuesto para el año 2015.

Hay muchas formas de preparar un presupuesto, pero el nivel más sencillo para comenzar y que os recomiendo, es partir de los resultados del 2014. Para ello tendremos que conocer bien cuál es nuestra estructura de costes (costes de venta, de explotación) y cual será su importe total a final de año. A partir de aquí contamos con un histórico de los costes que hemos tenido durante el ejercicio y que para el ejercicio siguiente podremos aumentar en un %. Y por otro lado, tendremos que hacer una previsión de ventas que podríamos conseguir, con lo que obtenemos un resultado final previsto.

Pero para que exista un presupuesto coherente, necesitamos tener un plan, un objetivo. Las acciones que vamos realizar para alcanzar ése objetivo nos van a suponer unos costes, un tiempo de ejecución, unos resultados. Y todos estos aspectos hay que incorporarlos a nuestro presupuesto.

Divide tu negocio en áreas y haz un presupuesto por Ventas, Operaciones, Comercial, Recursos Humanos…. y refleja los medios que se necesitan para alcanzar los objetivos de cada área. Por ejemplo, si nuestro objetivo en Ventas es incrementar un 3% con respecto al año anterior, tendremos que aumentar el coste en marketing, quizás incorporar a un comercial en plantilla, negociar con nuestros proveedores para reducir nuestro coste de ventas y tener precios más competitivos.

Todos nuestros planes se plasman en el Presupuesto. Y ¿qué formato tendría? Simplemente se trata de una Cuenta de Resultados donde puedes ir comprobando mensualmente, cuál sería tu margen si pones en marcha tu plan de acción para llegar a tus objetivos.

Pero, ¿Por qué planificar si los presupuestos nunca se cumplen? Lo más importante no es que se cumplan, porque no olvidemos que estamos haciendo un ejercicio de previsión, sino que se establezcan compromisos y planes de acción. Que no se quede en “saco roto” esa idea o proyecto que podría beneficiar a nuestro negocio.

Y no olvidemos que el presupuesto es un “ser vivo”. Hay que estar pendiente de él y comparar periódicamente lo que se presupuestó, con lo que ha pasado en la realidad. Ajustarlo si nuestros objetivos tienen que cambiar por agentes externos o internos. Va a ser nuestra guía para llegar donde queremos ir.

Entrena para ser corredor de fondo. Ellos conocen cuales son sus posibilidades y mantienen el ritmo sin agotarse antes de llegar al final, gracias a utilizar la tecnología para comprobar durante la carrera sus pulsaciones.

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes

Customized Social Media Icons from Acurax Digital Marketing Agency